Aller au contenu principal

Baraja española


Baraja española


La baraja española es un mazo o conjunto de cuarenta y ocho o cuarenta naipes o cartas de la baraja. La versión más usada es la de cuarenta naipes (sin ochos ni nueves) y hay versiones menos regladas de cincuenta y cinco naipes para poder jugar a otros juegos. Los naipes están divididos en cuatro «palos», «familias» o «pintas». Los palos son «oros», «copas», «espadas» y «bastos»,[3]​ a cada uno de los cuales le corresponde su iconografía característica. En las barajas de 40 naipes cada palo tiene diez cartas: siete cartas numeradas del uno al siete, llamadas cartas numéricas, y tres figuras numeradas correlativamente del diez al doce. Las barajas de 48 naipes tienen dos cartas numéricas más: el ocho y el nueve, y las mismas tres figuras que las barajas de 40 naipes. En la actualidad, las figuras son la «sota» (con el número 10), el «caballero», llamado coloquialmente «caballo» a pesar de que es un caballero montado (con el número 11) y el «rey» (con el número 12). Todas las figuras se representan de cuerpo entero.

Para ciertos juegos los palos se dividen en cortos (oros y copas) y largos (bastos y espadas).

La baraja española de cuarenta naipes con cuatro palos y tres figuras está testimoniada al menos desde 1539 en los Diálogos de Luis Vives, aunque en ese momento las figuras son "caballero", "reina" y "rey".

Algunas versiones de 48 cartas modernas pueden incluir dos comodines, introducidos desde la baraja francesa, lo que da una baraja de cincuenta naipes.

La baraja española de cincuenta y cinco naipes es una versión para poder jugar al póker, se añaden a la habitual de cuarenta y ocho naipes cuatro cartas con el número diez, pasando a ser cincuenta y dos cartas más tres comodines, que hacen el total de las cincuenta y cinco naipes, además los números de las figuras once, doce y trece se sustituyen por, sotas (J), caballos (Q) y los Reyes (K). También el número uno pasa a ser la letra (A).

La baraja española se utiliza actualmente en España, en Hispanoamérica, en Guinea Ecuatorial y Filipinas (donde se denomina "cuajo").[4]

Características generales

Como la mayoría de las barajas europeas, la baraja española se divide en cuatro familias o palos (llamados oros, copas, espadas y bastos, siempre en este orden), dibujados con un lenguaje iconográfico característico. Igualmente comparte con el resto de las barajas el dividirse en cartas numéricas y figuras (sota, caballo y rey).

Ordinariamente la baraja española consta de cuarenta y ocho cartas (nueve numéricas y tres figuras de cada palo), como la mayoría de las barajas, que son de cuarenta y ocho o cincuenta naipes. Es muy normal que a la baraja española se le supriman los ochos y los nueves, apareciendo en versión de cuarenta naipes.

La simbología de los palos en la baraja española es semejante a la de otras barajas, pero se distingue de las demás por su iconografía característica, y el hecho de que las figuras aparecen de cuerpo entero. También es peculiar la figura del caballero (generalmente llamado "caballo") que sustituye a la figura de la reina que aparece en la mayoría de las restantes barajas. Es característico igualmente de la baraja española la numeración de las figuras, que empieza siempre en el 10, aunque las cartas numéricas lleguen solo hasta el 7, que es lo más frecuente.

El primer naipe de la baraja, numerado con el 1, se denomina “as”. Esta denominación es extensión del nombre de la cara del dado que tiene un solo círculo, y que recibe su nombre del latín "as" = "unidad".

El valor de las cartas depende del juego, aunque en general las figuras valen más que las cartas numéricas. Cuando Luis Vives describió la baraja en 1539, el valor de las cartas numéricas dependía también del palo: en oros y copas las cartas bajas valían más que las altas, y en bastos y espadas al revés.

Orla

También es propio de la baraja española el uso de la orla o pintas,[8]​ un código de espacios en la línea que enmarca la iconografía de cada carta y que indica su palo: sin espacios indica oros; un espacio indica copas; dos indica espadas; tres indica bastos.[8]​ La aparición de las pintas puede ser consecuencia de la adopción de la iconografía de cuerpo entero para las figuras, que no permite identificar el palo de las mismas por el extremo inferior. En la baraja francesa, además de que bajo el número suele haber una miniatura del palo correspondiente, la figura aparece de medio cuerpo y duplicada simétricamente en el eje vertical, de forma que se reconoce el palo desde cualquier extremo.

Iconografía y origen

La división de la baraja en cuatro palos, con una iconografía semejante a la actual para distinguirlos, aparece ya en una baraja otomana datada en el siglo XV descubierta en el Palacio (hoy museo) Topkapi.[9][10]​ La baraja está incompleta y parece que se usaron naipes de otro mazo para completar los naipes perdidos ya en la antigüedad. Originalmente el mazo contendría diez cartas numéricas en cada palo y tres figuras. Los palos de esta baraja otomana representan: taco del juego de polo, monedas, espadas y copas. En esta misma baraja aparecen tres "figuras", descritas como "malik" (rey), nā'ib malik (virrey o gobernador), thānī nā'ib (segundo Gobernador o virrey). Las figuras no poseen ninguna iconografía (no hay representación humana) y solo se las reconoce por la inscripción. Originalmente se pensó que había una cuarta figura (àhad al-'arkān malik, el "ayudante" pero más recientemente se considera que es otra designación del "rey". Es posible que la baraja incluyera el equivalente a la carta del "joker".[11]

Se tiende a pensar que las barajas europeas proceden de la baraja otomana, y que esta sería una evolución de la baraja en Persia, la cual a su vez dependería en último lugar de la baraja china o la india. El origen de la baraja en China es debatible por cuanto no hay testimoniado ninguna cosa parecida a un mazo de naipes en China anterior a los naipes de occidente, aunque sí se sabe que se usó el papel moneda como elementos de juegos de azar. En 1665, el español Fernández de Navarrete "vio en Cantón naipes perfectamente comparables a los europeos". Los naipes usados en Japón durante el siglo XVIII eran de origen portugués, y la terminología del juego (por ejemplo "karuta" < "carta" i.e. naipe) es igualmente de origen romance, por lo que lo más probable es que estas barajas sean de origen europeo.[12]

Dando por aceptada la teoría de un origen otomano de la baraja española y del resto de las barajas europeas, las principales innovaciones iconográficas en Europa habrían sido:

  • Adaptar la iconografía (y correspondientemente la designación) del "palo del juego de polo" a la de los "bastos", dado que el polo era un juego desconocido en Europa.
  • La adaptación de las figuras a personajes reconocibles en las sociedades europeas.
  • La adopción de una iconografía antropomórfica para todas las figuras.
  • Las "espadas" pasan igualmente a semejar una forma europea, recta, del arma, en lugar de la característica forma curva del alfanje.

Las principales innovaciones iconográficas de la baraja española habrían sido:

  • El uso de una iconografía de cuerpo entero para todas las figuras.
  • La sustitución de la "reina" por el "caballero". Esta sustitución es posterior al siglo XVI, ya que en esta fecha tenemos el testimonio (Diálogos de Luis Vives, 1539) de que las figuras eran semejantes a las del resto de las barajas europeas, es decir: "caballero" (10), "reina" (11) y "rey" (12).
  • La iconografía ginomórfica (un hombre con claros rasgos femeninos) del paje o "sota".

Los anteriores cambios, sumados a la reducción de las cartas numéricas de 10 a 9 y el uso de la orla o pinta serían las principales innovaciones de la baraja española.

Desde los géneros literarios de principios del siglo XVII, la supuesta simbólica que se atribuía a las figuras representadas como reyes eran: oros Pluto (Pluto en Grecia); copas Baco (Dioniso en Grecia); espadas Marte, (Ares en Grecia) y bastos Saturno.[13]

En 1781, Antoine Court de Gébelin teorizó para los cuatro palos otras alegorías que, según dijo, simbolizaban antiguos estatus egipcios: así asoció con Espadas al soberano, nobles y militares, Copas a clérigos o sacerdocio, agricultura con Bastos, y Oros el comercio o allí donde el dinero es símbolo: Ces quatre Couleurs sont relatives aux quatre Etats entre lesquels étoient divisés le Egyptiens: L'Epée désignoit le Souverain & la Noblesse toute Militaire. La Coupe [kup] (recipiente, copa), le Clergé ou le Sacerdoce. Le Bâton, ou Massue d'Hercule, l'Agriculture. Le Denier, le Commerce dont l'argent est le signe.[14]

Diseños españoles

Barajas de época

Contemporáneo

En 1868, un impresor burgalés de origen francés afincado en Vitoria, Heraclio Fournier, presentó su baraja litografiada, cuyo diseño fue premiado en la Exposición Universal de París. No obstante, el diseño definitivo de la baraja española que ha llegado hasta nuestros días bajo diferentes «visiones» artísticas o rústicas es el que realizó Augusto Ríus para el propio Fournier.[15]

Hay muchos tipos de diseño para la baraja española, con variaciones entre regiones de España e Hispanoamérica. Así mismo, las figuras pueden cambiar de unas épocas a otras, pudiendo estar los caballos montados por caballeros o por amazonas que, en ciertos casos, están ligeras de ropa. Del mismo modo, las sotas pueden ser relativamente ambiguas respecto a su sexo. De hecho, siempre se tratan como género femenino aunque suelen vestir como varones, además de no llevar barba.

En los modelos mexicanos, originalmente diseñados por Don Clemente, la sota es una figura femenina mientras que en las barajas españolas antiguas, como las del modelo catalán, la sota está representada por un varón. Las denominadas «goyescas» poseen gran atractivo artístico al representar las figuras con pinturas realizadas por el artista Clemente Roxas en el año 1815.

Estilos

Patrón castellano

El patrón castellano, que es el más utilizado, tiene un formato de cuarenta de 95 x 62 mm. Son muy variados entre sí pero conservan los oros como monedas de oro con grabados de figuras, a diferencia de los modelos italianos y los catalanes, los cuales las reemplazan por grabados de soles y flores.

Patrón de Cádiz

El de Cádiz es el patrón más sencillo, siendo el diseño más antiguo de los modelos españoles. El formato es de cuarenta y ocho cartas de 95 x 62 milímetros. Posee colores distintivos que simplifican su interpretación.

Patrón catalán

El patrón catalán es el más exótico por naturaleza. Reemplaza el grabado de la figura por el de un sol en los oros. Este patrón, tiene un formato de cuarenta y ocho cartas más comodines de 95 x 61 mm.

Diseños italianos

Patrón de Sicilia

De cuarenta cartas y 82 × 51 mm, estas cartas tienen un diseño rústico románico: la figura en los oros es romana. Además, las copas se representan por los recipientes en donde se conservaba el aceite de oliva en la antigua Roma.

Patrón de Nápoles

Contiene cuarenta cartas en un formato de 65 × 44 mm. Son muy simples con un fondo blanco y con falta de la pinta al borde de la baraja. Las figuras tienen cuerpo completo.

Patrón de Cerdeña

Este es muy elegante, de cuarenta cartas y de 88 × 58 mm. En los oros, una corona de olivos aparece alrededor de la figura del centro. En esta baraja las figuras se representan de frente con armaduras complejas y enseñando el palo de frente y hacia arriba.

Patrón de Trieste

Este modelo es de cuarenta cartas en un formato de 100 × 54 mm. Esta baraja está dividida a la mitad con una bandeja que incluye escrito en italiano el palo y el número o figura. Además, las figuras se repiten de pies a estómago como en la baraja Inglesa. En ésta como en otras los oros se representan cómo monedas con flores grabadas.

Diseños franceses

El juego del Aluette utiliza 48 naipes del modelo español. La fábrica de Thiers ha exportado este tipo de baraja para el mercado español hasta el siglo XVII.

Se suele hacer una correspondencia de palos con los de la baraja francesa. Los tréboles son las hojas del basto, los diamantes son riqueza como el oro, las picas son la punta de las lanzas y el corazón de Jesús se corresponde con el cáliz.

Collection James Bond 007

Legislación y usos

En 1273 Alfonso X legisló los juegos susceptibles de apuesta y envite mediante un ordenamiento específico de 44 leyes, Ordenamiento de las Tafurerias, sin mencionar los naipes.

Parece que esta ley será el origen o la consolidación de la costumbre popular “jugar por el valor del convite”.

Con el vocablo naipe

Bajo el nombre “naipe” o “nayp” (ambos significan naipes).

  • Juan I de Aragón prohibió en 1382 (Barcelona) y en 1384 (Valencia).
  • Juan I de Castilla prohibió los juegos de dados y naipes en 1387, y añade que sea en ámbitos “públicos y privados”. Juan II de Castilla ratifica en 1409, 1432 y 1436. En 1479 los reyes católicos matizan las prohibiciones anteriores con nueva letra de ley: (...) excepto si algunos jugaren a cualquier de los dichos juegos: fruta, vino o dineros para comer o cenar luego, y esto con que no juegue a los dados.[16]

Derecho eclesiástico y órdenes

Parece que no había prohibición expresa al hábito religioso, pero si taxativamente prohibido jugar por intención de pecunia y nunca recomendado como pasatiempo de religiosos. Las órdenes militares de caballería legislan el juego de los naipes a sus caballeros y en sus conventos. La de Santiago en 1567, la de Calatrava en 1568, Montesa también los legisla en 1573, Alcántara en 1576.

Licencias y estancos

En 1552 el futuro Felipe II elabora una lista de cosas vedadas para la importación que incluye los naipes: Otrosí mandamos que por mar ni por tierra no entren en estos Reinos de fuera dellos (...) naipes de todas suertes (...). En 1565 levanta la prohibición —argumentando contrabando y cohecho— designando doce puertos determinados para la importación de cosas vedadas: Laredo y Santander y Castro-Urdiales y San Vicente de la Barquera (antigua Hermandad de las Cuatro Villas) e en Andalucía por los puertos de Cádiz e Sanlúcar de Barrameda y por los Puertos de tierra de Orduña y Valmaseda, Vitoria y Salvatierra, Yecla y villa de Cieza, y que no puedan entrar ni entren por otros ningunos Puertos ni pasos de mar e tierra.[17]​ En 1572 provee el estancado de los naipes en España y en América.[18]

En 1621, primeras cortes de Felipe IV, estas le proponen su desestanco: Que se extinguiesen los estancos de naipes, pólvora, pimienta, y del azogue y solimán y otros de nuevo introducidos (...).[19]​ Álvaro Navia Osorio y Vigil nuevamente propone a Felipe V su desestanco por medio de un memorial que intitula, “Rapsodia económico política monárquica”, que le remite en 1721.[20]

En América

naipes con hojas de copey

Francisco López de Gómara dice lo mismo: A falta de papel y tinta, escribían en hojas de Guiabara y copey con punzones o alfileres. También hacían naipes de hojas del mesmo copey, que sufrían mucho el barajar.

En 1529 Carlos I regula en América el juego de dados y naipes mandando se observen y guarden las leyes de Castilla: “Que no se pueda jugar a los dados, ni tenerlos, y a los naipes y otros juegos no se jueguen más de diez pesos de oro en un día” (...). Junto a María de Austria ratificarán la misma ordenanza en 1551.[18]​ Junto a Isabel de Portugal, prohibición taxativa a los factores de mercader en 1538.[18]

En la literatura

Por la popularidad del juego de naipes o baraja varios autores dedicaron palabras y letras, prosas y rimas. Uno de los documentos más antiguos que refleja enteramente la clásica composición de la baraja española es un cancionero que el autor (1416-1475) intitula: Juego de naipes que compuso Fernando de la Torre, el de Burgos, dirigido a la muy noble sennora Condesa de Castanneda.

Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón,[23]​ María de Zayas,[24]​ Mariana de Caravajal,[25]​ o Agustín Moreto,[26]​ entre otros, usaron en sus obras la baraja de naipes como recurso con diversas figuras literarias. Quevedo también usó de metáforas y así comparó el palo de “oros” con “quesos” y con “panes” (hogazas).

Léxico del naipe en el Siglo de Oro

Gariteros, gansos, abrazadores, andarríos, floreos, fullerías, fulleros, guiñones, maullones, modorros, pandilladores, saladores, voltarios.[29]

Adagio y refrán

Desde los coloquios inherentes al juego de la baraja se han incorporado al lenguaje algunas frases expresivas o adagios populares, tales como, “ser un as” (ser principal, un número uno, campeón), “cantar las cuarenta” (decir la verdad en forma cruda, exponer crudamente una realidad, avisar, advertir), le conocí por la “pinta” (el aspecto de alguien) o “qué buena o mala pinta” (de algo o de alguien) y varios más. Refranes muy antiguos como, “cuando uno no quiere, dos no barajan”, “a cuentas viejas, barajas nuevas”.[30]

Baraja de Sevilla siglos XIV - XV

La baraja más antigua localizada en España es un singular conjunto hallado en Sevilla. Se encuentra en el museo Fournier que la ha catalogado como “Italia 2” y que por el estilo gráfico e indumentaria medieval de las figuras fechan en torno a los años 1400. Dividida en cuatro “familias” en secuencias correlativas de 12 (48), faltan 8 naipes conservando 40 (del análisis lógico se colige que no llevaría más de 48 cartas, pues no hay ningún 10). Cada palo va del 1 (as) al 9 y termina con tres cartas de figuras. Faltan el 4 y 5 del palo supuesto como Oros, el 2 y el 5 de lo que se suponen Copas, el 9 y “sota” de Espadas y el as y el 6 de lo que se supone sean Bastos. El museo dispone de analistas de Bellas Artes.[31]

Barajas numerales y taróticas

Los historiadores dividen las barajas en «taróticas» y en «numerales». Estas últimas en España se componen de 48 cartas de juego.[32]​ Esta baraja también se usa accesoriamente para las «suertes adivinatorias» del tarot, salvo que a las 48 cartas (lo que llaman « arcanos menores») se les añade el 10 de cada palo (sin prescindir de la sota) y los llamados «arcanos mayores», que son los que, generalmente, se usan para la adivinación. Al interpretar la baraja española (se realiza de acuerdo a algunas técnicas modelo) se toma el significado de las cartas como el desarrollo de una historia, cada carta enmarca una pequeña pieza de la composición de dicha historia.[33]

Juegos antiguos y actuales

Con estos naipes se jugaba a:

Primera, truco, cientos, quinolas, quince, treinta, cinquillo, siete y media, flor, capadillo, chinchón, tenderete, bazas, triunfo, vueltos, gilé, casita robada, reinado, barciga, parar, pintillas, carteta, rentoi, hombre, pintxu, cuco, matacán, caída, seises, paulillo, tute, pocha, brisca, monte, cané, mus, burro, escoba, conquián, descarte, desconfío, envite canario (uno de los juegos de naipes más populares de Canarias), toruro[34][35]​ y muchos más.

Por otra parte, con la baraja española se pueden jugar diversos tipos de Solitario como el conocido de La Escalera, Solitario de los Reyes, de los Sietes, de los Ases, de la Colineta, de las Calles y Torre de Hanói, entre otros.

Fábricas

Antiguamente había varias fábricas en el territorio peninsular, las cuales necesitaban de autorización real para garantizar que su fabricación fuera correcta y evitar de ese modo que se pudiera jugar con trampas.

En el siglo XVIII, una de estas fábricas estaba situada en Macharaviaya (Málaga) y era propiedad de la familia Gálvez, que consiguieron de la corona el monopolio de fabricación para las Indias Occidentales.

Los naipes más conocidos en España en la actualidad son los fabricados por Heraclio Fournier, la primera de todas en Burgos, después en Vitoria y hoy día en Villarreal de Álava (Álava). Cartamundi España, S.L., filial del Grupo Cartamundi, es otra de las más importantes. En Cataluña destaca Naipes Comas, fundada en 1797 y adquirida por Cartamundi en 2010 para prescindir de su competencia más que para hacer uso de sus instalaciones.

En México, Productos Leo, S.A. produce la mayor cantidad de barajas españolas.

Justo Rodero e hijos SAIC (Casino) es la principal productora argentina de barajas, con más de 70 años de historia, tanto en tipo español como francés y exporta sus productos a los mercados de países limítrofes.

En enero de 2024 la editorial Zacatrus lanzó La Baraja haciendo un homenaje al clásico de toda la vida pero con un rediseño dirigido por Sergio Ortiz. En esta baraja hay un QR que si lo escaneas, puedes ver las instrucciones y explicación en vídeo de algunos de los juegos clásicos españoles de toda la vida.

Véase también

  • Juego de naipes (Clásicos)
  • Baraja alemana
  • Baraja inglesa
  • Baraja francesa
  • Baraja italiana
  • Baraja china
  • Juego de baraja de colección (Modernos)
  • Juego de cartas coleccionables (Modernos)
  • Paciencia (juego)
  • Tarot (cartas)
  • Hanafuda
  • Karuta

Referencias

Enlaces externos

  • Wikimedia Commons alberga una categoría multimedia sobre baraja española.
  • Siete curiosidades de la baraja española que seguramente desconocías. ABC.es

Text submitted to CC-BY-SA license. Source: Baraja española by Wikipedia (Historical)